Programa Especial Los Toreros Muertos

Biografía:

Los Toreros Muertos es una agrupación musical del movimiento contracultura conocido como movida madrileña en la estética del punk, pop y del rock de España nacidos en 1984 y compuesta por el cantante, dibujante y cineasta gaditano Pablo Carbonell, el bajista gallego Many Moure y el teclista argentino Guillermo Piccolini. Sus canciones están llenas de una particular e irreverente originalidad y un muy buen sentido del humor. Empezaron siendo una broma y llegaron al punto de ser una de las bandas más conocidas e importantes del pop y el rock en España en los 80.

Luego de tocar en algunos parques y uno que otro concierto en Madrid, captan la atención de una discográfica (Ariola) que inmediatamente les ofrece la grabación de un disco. Pero, antes de que éste salga a la venta los Toreros Muertos ya son conocidos en toda España gracias a su actuación en la cuarta edición de la Fiesta del Estudiante y la Radio, retransmitida en directo por Radio 3 (RNE) y Televisión Española.

Una escasa semana después actúan en Oviedo como teloneros de Los Rebeldes y organizan una de las peleas más divertidas que jamás hayan existido entre artistas y público; los seguidores del grupo catalán abuchean al trío, y Carbonell, vistiendo una camiseta en la que había pintado a mano: “Tengo 22 años”, invitó a estos a que bombardearan el escenario con todo lo que tuvieran a mano. “Vamos, amiguitos, no os cortéis, que Dios también os ama aunque que tengáis patillas y tupé”, dijo. El resultado fue un aluvión de botellines, navajas y todo tipo de objetos contundentes que arrasó literalmente con el juego de luces del escenario y que acabó con Pablo, Guillermo, Many y algunos fans y borrachos (o ambas cosas) en comisaría.

Su debut discográfico llegó por fin de la mano de Ariola, que les editaría en 1986 el maxi single Yo No me Llamo Javier, antesala de lo que poco después será su primer álbum, 30 Años de Éxitos, trabajo en el que Pablo Carbonell muestra otra de sus facetas, la de excelente dibujante. No obstante, él fue el encargado de realizar por esas mismas fechas la carpeta del doble álbum recopilatorio “Recuerdos del Rock-Ola”, editado por DRO. Asimismo, Mi Agüita Amarilla resulta un éxito y el trío se hincha a tocar por España aquel verano.

En 1987, los Toreros Muertos parodian los cursos de inglés y se ríen de la solidaridad internacional en el álbum Por Biafra (Ariola, 1987) y siguen los conciertos en directo por España y algunos puntos de América (fiesta descalabrada en casa de un narco colombiano incluída).

Su popularidad llega a América Latina, tocando el 17 de septiembre de 1988 junto a otros artistas como Los Prisioneros, Miguel Mateos, Timbiriche, José Feliciano, Yordano, Océano, Compañía Ilimitada o Pasaporte en un festival en el estadio Nemesio Camacho de Bogotá llamado Concierto de Conciertos. Los Toreros Muertos estaban en su momento más dulce cuando lanzan al mercado “Por Biafra” (Ariola, 1987), un disco que no aguantaba la comparación con el anterior, pero que aún seguía conteniendo un buen puñado de buenas canciones. Una de ellas, “Manolito”, se vende como una de las primeras muestras de reivindicación homosexual en España.

Con “Mundo Caracol” (BMG / Ariola, 1989), un disco experimental y atrevido rendido al surrealismo de unas mentes inquietas, Los Toreros Muertos finalizaban el periplo en Ariola. Ya bajo el sello Pasión Cía concluían su trayectoria con “Cantan en Español” (Pasión Cía, 1992), tras el cual el grupo se disolvería. En una entrevista realizada por Pablo Carbonell en 1995 al diario El País, este contestaba preguntado al respecto: “Los Toreros Muertos me siguen divirtiendo mucho. Lo que pasa es que ahora me resulta muy complicado y difícil seguir con mi grupo”. Así, cada uno de los miembros iniciaba su periplo personal.

El 27 de marzo de 2007, con motivo de la publicación de un CD + DVD recopilatorio, salta la sorpresa y se anunció la vuelta del grupo para realizar una serie de conciertos -Madrid, La Coruña, Lérida y Valencia-. Además cierran este nuevo periplo con la creación de una canción kalimotxera realizada junto a Kukuxumuxú y Juanma Bajo Ulloa para los San Fermines de ese año, llamada “El kalimotxo de mamá”.

Curiosidades:

  • Los Toreros muertos tocaron para Pablo Escobar: “En realidad fue el único que no vino a la fiesta, cantamos para su gente”, matizó después Carbonell sobre su grupo. El actor cómico recordó que “al final se quedaron un grupo de mariachis y unas señoritas que estaban un poco despistadas. Todos salieron con las pistolas porque venía el ejército”.
  • Los Toreros Muertos eran antitodo, luchaban contra el borreguismo y el aburrimiento con todas las armas que se le ocurrían. Su música es simplemente alguna forma desconocida de rock surrealista con pinceladas barrocas. Y todo con el único fín de no pasar desapercibidos.
  • Realizan una música bajo el influjo de Madness, la Orquesta Mondragón, Talking Heads y The Police.
  • El nombre de los Toreros Muertos sale de la muerte de Paquirri y del Yiyo. Fueron muertes que estaban de moda, así que les pareció un nombre irónico y muy sarcástico.
Siguenos y comparte
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *